El núcleo de investigadores principales que actualmente compone la Asociación Civil Grupo REDES lleva más de una década de trabajo compartido. A principios de los noventa, la mayoría de ellos comenzó a desempeñar actividades de docencia e investigación en el Departamento de Ciencias Sociales y en el Centro de Estudios e Investigaciones (CEI) de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), cuya dirección fue encomendada a Mario Albornoz. El CEI reforzó la capacidad de desempeño del grupo mediante la creación de la Unidad de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología, lo que permitió sistematizar los esfuerzos para la promoción de los estudios sobre la ciencia, la tecnología, la innovación y sus vínculos con las sociedades de los países de América Latina. Dicho en otros términos, hizo posible la temprana consolidación de una estructura institucional de investigación y desarrollo relevante y con proyección internacional.

La trayectoria y las actividades del grupo transformaron rápidamente la Unidad de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología del CEI en un centro de referencia nacional e internacional. Algunas actividades y eventos marcan la pauta de ello: en 1994 se editó el primer número de la Revista REDES, la cual, con el transcurso del tiempo, publicó las contribuciones más destacadas de los estudios sociales de la ciencia y la tecnología en América Latina, convirtiéndose en un sello distintivo de prestigio y reconocimiento académico. Bajo la coordinación editorial del Grupo REDES, durante casi ocho años de edición sin interrupciones, se publicó un total de dieciocho números y una edición especial bilingüe.

La creación oficial de la Asociación Civil Grupo REDES data del año 1996, cuando el núcleo de investigadores participantes decidió instituirla como una entidad sin fines de lucro que tiene como propósito incorporar la ciencia y la tecnología a la agenda pública de Argentina, como base para cualquier estrategia de desarrollo.

A fines de ese mismo año, la UNQ creó el Instituto de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología (IEC), como resultado del crecimiento sostenido, la diversificación de las actividades y la proyección nacional e internacional del grupo. La gestión del IEC fue compartida con la Asociación Civil Grupo REDES.

Cuando a principios de 2002 el grueso de los investigadores del IEC se desvinculó de la UNQ, la Asociación Civil creó el Centro REDES. La labor del Centro ha estado orientada desde entonces por la necesidad de impulsar la reflexión pluralista sobre las capacidades de la ciencia y la tecnología como instrumentos para moldear las realidades de los países latinoamericanos, en el marco de un análisis complejo de lo social, sus problemáticas y potencialidades en relación con la inserción de estos países en el mundo y las tendencias de la ciencia a nivel internacional. La vocación universalista se combinó así con el interés por moldear las realidades latinoamericanas desde la ciencia, la tecnología y la innovación, para contribuir a la construcción de sociedades más equitativas.